miércoles, febrero 07, 2007






Irreverencia a través de un sonido; Vanguardia, 80´s , y Post-rock



-“El ultimo cuarto de siglo XIX empieza a desarrollar en el arte una serie de situaciones, de progresiones, de apertura, unas veces interrelacionadas y otras albergando reactivos polémicos cuyo activismo ha llegado hasta nuestros días. Las vanguardias han venido funcionando dentro de un principio de libertad, buscando nuevas operaciones espirituales de acuerdo con invenciones y descubrimientos científicos, con realidades o apetencias sociales, acusando, también, la situación conflictiva de nuestro tiempo -“


Diccionario del arte moderno, Fernando Torres editor, 1979.



Quien fue el marciano disfrazado de humano, dictador y narcisista que dijo que la música es solo música, un simple sonido que a la hora de ocurrir hechos sociales, políticos, económicos y culturales, solo es “armonía de fondo”. Y no hay que ser un genio para arrebatar ese juicio. Es que prácticamente la música es la manera de pensar de absolutamente todos los entes que habitan en tal época, como en América, que a mitad de los 60´ nació la Nueva canción chilena y la Nueva trova cubana con el propósito de hacer notar que el pueblo no forma parte de sistemas de auto-destrucción económico y que cada ser humano no es un numero sino que además es arte, es sentimientos, y tiene muchas cosas que decir, criticar, analizar, sin la necesidad de tomar un arma destruyendo al primero que se le oponga. Como también a finales del siglo XIX, cuando ya se empezaba a cuestionar la música de Wagner, y las ganas de romper con la maldita tradición ya estaba en el clímax. A partir de ese momento, empieza un desarrollo tecnológico que va a la par con el musical, en donde los músicos clásicos empiezan a experimentar con artefactos electrónicos, y invenciones tales como la cinta de grabación, instrumentos que son capaces de crear atmósferas subjetivas, rompiendo con el lenguaje universal y imponiendo nuevas tendencias que necesariamente tienen que mezclarse con otras artes (surrealismo, dadaísmo, ultraísmo y el constructivismo). Un ejemplo de esto es la llamada “Música concreta” explicada por Pierre Scheffer en los preliminares de “Tratado de los objetos musicales” (1966), en donde explica que en el proceso de creación de esta música se trabajan con sonidos “concretos” grabados con anterioridad, en donde el autor junta, separa y distorsiona dichos sonidos de tal manera que NUNCA sea interpretada, en donde destacan artistas como el multifacético Walter Ruttman, o el francés Edgar Várese.

Vanguardia musical es estar con lo “Nuevo”, una innovación tal que es capaz de crearnos sensaciones y melodías propias, es “mi Dios” y yo no me meto con tu Dios, me carga tu Dios y ojala que jamás llegue a la instancia de toparme con el. Una música vanguardista es aquella que una vez que pase por nuestro cuerpo nos retuerza y jamás lleguemos a entenderla por completo, ni siquiera sus pretenciosos autores, que son dignos de alabar por su contribución a la no-música, lo anti-pop y la negación del sonido convencional. En el siglo XX nace un nuevo concepto musical, que la mejor manera de clasificarlo es con la palabra “desorden”: - “No existen géneros musicales, a partir de este momento todo es relativo, no existe el autor como tampoco una idea de lo que es sonido, de lo que para algunos es armonía, de lo que para todos es música.” –


80´s


Toyah Willcox – Dance (Live at the Rainbow)









Klaus Nomi – Total Eclipse




(El ultimo video es del documental “Urgh! A Music War” dirigido por Derek Burbidge)


Avancemos alguna que otra década y lleguemos a los 80´s. Los preciados ochentas. Época del materialismo extremo, de la homofobia, pero sobre todo del nihilismo, entendiéndolo como el estar separado de cualquier pensamiento o modelo cultural y seguir una vida sin perjudicar a nadie, música que una vez que escuchemos hagamos nuestras propios juicios inocentes del entorno. Para llegar a esas alturas, distintos artistas de esa década necesitaban encontrar dicha formula, no siendo virtuosos musicales pero si siendo locos por Brian Eno y su No-wave, Bowie y su trilogía en Berlín, la música punk, electrónica en general, y por sobre todo las ganas de hundirse en la oscuridad, pero con todos. Es decir, ser “pop”, pero de una manera distinta al concepto que se llevaba hasta ese instante. Un pop no para vender trillones y trillones de ventas, en donde la prostitucion, mainstream y merchandising sean no bienvenidos y que simplemente se utilice para llegar a pretensiones musicales que el rock (excepto el punk) y los demás estilos musicales no permiten.


Cocteau Twins













Devo

















Como ya mencione, tomando solo la armonía, la parte mas obsoleta de los chicos rebeldes londinenses (ya que el mensaje para los 80´s es lamentablemente desechable, en otra ocasión hablaremos de la importancia del Rock) y la mezcla, el concepto fundamental de la electrónica, se dan los últimos toques para comenzar a hacer música. El mítico sello 4AD con bandas como Dead Can Dance, influenciándose mucho del folk europeo y de la época medieval y renacentista, o Cocteau Twins, banda perfecta para entender la idea de “hibrides” musical con la voz hoy en día tan requerida de Elizabeth Fraser, y por supuesto, la Factory records fundada por Tony Wilson (historia muy interesante que se puede ver en la película “24 Hours Party People dirigida por Michael Winterbottom) con legendarias bandas como Joy Division, New Order, OMD, y Happy Mondays.

Con una gran cantidad de excelentes bandas mas y sellos musicales respetables, durante toda la década se desarrolla esta constante búsqueda del sonido a través del pop, y que además influencia a los poperos “del otro lado”, de esa manera creando por sobre lo musical todo un movimiento estético demasiado interesante, el juego con lo ambiguo y andrógeno de Grace Jones, lo llamativo y lo “kitsh” de los Duran Duran, la identificación de la mezcla de lo occidental con la cultura africana de Peter Gabriel, o la interesante mezcla de sonidos y tendencias de Kate Bush.

Sin embargo, poco a poco se empiezan a respirar nuevos aires, nuevamente comienzan las ganas de impulsar y crear nuevas tendencias, es así como en los 90´s se desarrolla un movimiento de bandas que se influencian directamente de sus antecesores, pero esta vez se hace una re-mezcla, volviendo a la década de los ácidos, con un concepto que podría explicarlo, que es desarrollado por Simon Reynolds en 1992, el Post-rock.

-“Si ser retrofuturista es mirar al futuro con inocencia, como lo hacían nuestros abuelos en su juventud, entonces debo ser absolutamente retrofuturista.-”


Cornelius

Los 90´s son una época en donde el desorden se hace visible hasta su totalidad. Es así como no es siquiera necesario escuchar música de años pasados, si estas en los noventas simplemente quédate ahí y revisa las bandas existentes y te vas a dar cuenta que la música es la misma pero la propuesta e imagen de las bandas son diferentes, una re-invención. Esto es lo que se llama Retrofuturismo, volver a interpretar lo que para el pasado era el futuro, para proyectar una nueva senda musical. En el caso del ya mencionado post-rock, si bien es un concepto bastante rebuscado y idealizado, Reynolds nos deja muy claro de que estas bandas llevan la experimentación al limite, tomando mucha influencia del progresivo 70´s, en el sentido de que se prima una expresividad mucho mas matemática, teniendo una “trascendencia”, por sobre cualquier otro elemento.

Disco Inferno














Mogwai




Las tendencias del post-rock varían del dub, el reggae y el sample, hasta movimientos tales como el Kraut-rock alemán, el post-punk ingles, la no-wave neoyorkina y grupos tales como Cocteau Twins o The Cranes, con bandas como Seefeel, Mogwai, Disco Inferno, Stereolab, My bloody Valentine, Bark Psicosis o Laika. Las bandas de post-rock utilizaban al máximo las tecnologías de estudio, rompían las estructuras lineales de la armonía y utilizaban una gran cantidad de efectos y sonidos a favor de una textura pura por sobre una canción.
Alrededor de estas bandas giraban miles de otros micromundos musicales, todos respetables por el solo hecho de ser música, pero este caos, el no saber que es lo correcto, el no tener una moral universal para saber lo que uno tiene que escuchar, forma parte de esa época y lo contemporáneo. Tal como dice Katherine Gifford de Stereolab: -“El post rock supone una ética; En cuanto al sonido, depende de la colección de discos de cada uno “-

- “Dicen que el próximo gran suceso ya esta aquí. / Que la revolución esta cerca, / pero lo que queda claro / es que solo es una pequeña parte de la historia repitiéndose – “

Propellerheads And Miss Shirley Bassey, “History Repeating”

Baja la canción “Poeme Electronique” y "Desert" de Edgar Varese (1957-58)


Baja el disco D.I Go Pop de Disco Inferno (1994)

1 comentario:

actividadparanormal dijo...

gracias por contactarte

he agregado tu link a mi lista antes de visitar la página, lei la primera entrada y me pareció muy interesante.

nosé qué tan visitado sea el blog, pero eso se debe a que le he hecho un poco de publicidad en http://Chilewarez.org

ojala me puedas recomendar algunas peliculas